QUÉ SE DIJO



De Fuera de juego se dijo:


«Una interesante novela de un autor al que habrá que seguir la pista.»

Acensión Rivas, El Cultural de El Mundo (reseña completa, aquí). 


«Si la literatura es vida, esta novela es un espléndido gol.»
Santiago Fernández Patón, Rebelión.org (reseña completa, aquí).

«En las páginas de Fuera de juego, la vida es aquello que nos pasa mientras estamos dándole patadas a un balón (o comentando las patadas que le han dado otros y que hemos visto por televisión).»
Jordi Martínez, Qué leer

«El mérito de Fuera de juego reside en fijar la mirada en una época de cambios y transmitir al lector una atmósfera de normalidad... hay ternura, complicidad y conflictos, pero a una escala humana, no literaria. Quizá por eso, no sé, es un libro que se paladea con esa inefable sensación de cercanía, de familiaridad, que deja una huella en nuestra memoria lectora.»
Sr. Molina en Solodelibros.es (reseña completa, aquí).

«Un libro que me ha llevado a revivir numerosos momentos de mi infancia (agradables y dolorosos), como el miedo a que un zambombazo en la cristalera de un bar nos llevara a perder la pelota, las horas infinitas haciendo eliminatorias en las que podían llegar a participar más de diez jugadores y que se hacían eternas si quedabas eliminado de los primeros, los partidos interminables hasta que la noche hacía casi invisible balón, jugadores y terreno de juego.»
Alfonso Morillas en FC de Lectura (reseña completa, aquí).

«Fuera de juego transcurre en la temporada 94-95. Rodeado de urbanizaciones, cruzado por carreteras rectas, bordeado por los ríos Trueba y Nela, lleno de campos cultivados con cereales y lechugas, Medina de Pomar es un territorio que visitó Carlos V en su camino hacia Yuste. Tan real como ese dato es el conflicto entre el mundo adulto y el mundo infantil que en la novela se desarrolla de principio a fin.»
Manuel Abacá, Por las montañas de Holanda blog (reseña completa, aquí).

«Miguel Ángel Ortiz pinta su aldea para pintar el mundo. Su aldea es un barrio de Medina de Pomar, un pueblo de Burgos cercano al límite de esa provincia con el País Vasco. Es allí, en una calle, un bar, una piscina abandonada que sirve de refugio, un edificio en U con un descampado detrás, donde tienen lugar las peripecias y las pasiones de sus personajes, aunque no faltan los mundillos interiores, las excursiones a territorios hostiles, incluso el descenso a unos infiernos con forma de taller de coches viejos, custodiado por un cancerbero feroz.»
Christian Vázquez, Unabirome blog (reseña completa, aquí).

«Jugar al fútbol como aprendizaje de la derrota es alguna de las perlas que pueden encontrarse entre sus más de 300 páginas.»
Revista Panenka

«La novela toca muy bien los palos de esos años pre-adolescentes y lo hace de manera muy creíble; además, se lee rápido y fácil. A mí me han entrado ganas de leer la segunda.»
Mikel Iturria, Pedradas blog (reseña completa, aquí).

PARA COMPRAR EL LIBRO, aquí.


De La inmensa minoría se dijo:

«La inmensa minoría es casi una novela perfecta de barrio.»
Kiko Amat, Cultura/s La Vanguardia (reseña completa, aquí). 

«La inmensa minoría es la novela de alguien que leyó bien a Marsé y a Mercè Rodoreda. Y como los leyó tan bien, entendió que no podía repetir sus irrepetibles operaciones narrativas. Había que dejar hablar ahora a los personajes. Había que verlos moverse solos, con los mínimos afectos, vivir. Había que verlos quitándose hierro en medio de tanta intemperie. Había que sacrificar el estilo y dar voz a los hechos. Una novela distinta.»
J. Ernesto Ayala Dip, El País (reseña completa, aquí).

«En el futuro, cuando un historiador quiera utilizar la literatura para reconstruir los modos de vida y las mentalidades de una época más allá de las frías estadísticas o estudios sociológicos tendrá en este libro un material inapreciable.»
Santos Sanz Villanueva, Cuadernos Hispanoamericanos (reseña completa, aquí, página 113).

«La inmensa minoría dibuja con limpieza y hondura el pasado y el presente del barrio.»
Ramón Vendrell, El Periódico (reseña completa, aquí).

«Un paisaje emocional gris como el asfalto que Ortiz incrusta en la cartografía literaria de Barcelona haciendo malabarismos entre Marsé y Casavella, exhibiendo un oído superdotado para capturar el lenguaje de la calle y bordar el relato costumbrista en el mejor sentido del término.»
David Morán, Rockdeluxe 

«Años después, convertido en librero, y habiendo asistido a clases de escritura creativa, cuando se decidió a escribir su segunda y más ambiciosa novela, lo único en lo que podía pensar era en esos cinco años. Esos cinco años y su adolescencia. Una adolescencia de pueblo que traslada a lo que intuyó podía vivirse en Zona Franca. Marcada por las tardes en el parque, las drogas, las chicas, la música de Extremoduro y el fútbol. Mucho fútbol.»
Laura Fernández, El Mundo

«La novela se cimenta en esa mirada libre de juicios: la inmensa minoría puede ser desgraciada y feliz; hartera y solidaria; feroz y desafiante. La vida se muestra como un devenir con algo de incoherente, caótico y azaroso, pero repleto de momentos fugaces que invitan a la belleza, al compañerismo o a la compasión.»
Sr. Molina, Solodelibros (reseña completa, aquí).

Reseña en El Diario de Burgos

«Como la vida, a veces es intensa, a veces aburrida, es fracaso y desencanto y también a veces hondamente real.»
César Prieto, Efeeme (reseña completa, aquí).

«No sé si La inmensa minoría puede situarse ya, junto a las gloriosas novelas de Paco Candel, como una de esas obras que definen las grandes ciudades desde la perspectiva de sus zonas más desfavorecidas, aquellas que los ayuntamientos prefieren no enseñar. No lo sé: pero me gusta que ciudades como la mía estén vivas y presentes en brillantes novelas como esta.»
Francesc Bon, Un libro al día (reseña completa, aquí).

Revista Panenka:

«El libro entronca en la tradición de novelas en lengua castellana que han retratado con estética realista los barrios periféricos de Barcelona. Hablamos de la obra de escritores como Tomás Salvador, Juan Goytisolo, Francisco González Ledesma o, más recientemente, Carlos Zanón.»
David García Cames, El fútbol como memoria sentimental del extrarradio en" La inmensa minoría" de Miguel Ángel Ortiz (texto completo, aquí).

«El estilo directo de Ortiz le viene muy bien a la historia, en momentos casi juega a ser 'El Jarama' de Ferlosio y disecciona ese neorrealismo tan necesario y eficaz. El título, posiblemente con una clara referencia al disco de Extremoduro, 'Yo, minoría absoluta', refleja un estado emocional de vacío que envuelve a muchos de los protagonistas en esos sentires desproporcionados.»
Iván Cerdán Bermúdez, La Carcoma (reseña completa, aquí).

«Así que el propósito está claro: no será épica, pero la historia de estos chicos (y de tantos otros) merecerá la atención de alguien, al menos de Miguel Ángel y sus lectores, igual que Mark Twain y Dickens hicieron con sus chavales cuando la literatura se ocupaba, también, de otras cosas. Puede sonar ingenuo y hasta decimonónico, en efecto, aunque no es algo que el cine no siga intentando algunas veces (si leéis esto, futuros directores, ya podéis ir comprando los derechos).»
Salvador Calderón, Tiempo robado blog (reseña completa, aquí).

Revista Tiempo:

«Como sostiene Constantino Bértolo -el editor de Fuera de juego, la novela anterior-, La inmensa minoría muestra a unos personajes «en el punto exacto de la adolescencia: ese momento biográfico en el que algunas posibilidades se cierran, otras se abren y la vida empieza a ser, para bien o para mal, algo inevitable».La novela capta ese momento en el que consiguemos nuestros primeros triunfos, pero también donde debutamos en el arte de fracasar y vemos cómo algunas de nuestras ilusiones se desmoronan. Por eso, dice Bértolo, esta es «una novela sobre el resplandor de la suciedad y sobre los afilados brillos del desencanto existencial.»
Rubén A. Arribas, Aviones desplumados (reseña completa, aquí).

«Miguel Ángel Ortiz consigue condensar en una novela el latido de la vida de los cuatro protagonistas, de su día a día y los ejes principales en torno a los que giran las vidas de los chicos de barrio: el instituto, las relaciones, la amistad, las dificultades e incertidumbres para salir adelante... Y todo ello condimentado con mucha música, conflictivos entornos familiares y sociales, los primeros desengaños amorosos, los porros compartidos... y el fútbol, metáfora de la salida del túnel de la miseria.»
Alfonso Morillas, FC de Lectura blog (reseña completa, aquí).

«Aprenden a resistir en su barrio con las letras de Ska-p, a enamorarse con las de Marea, a olvidarse de todo al cantar con los Platero. Aprenden, a través de la música, a conectar con los defectos y las virtudes humanas, a entender que ellos son una minoría absoluta.»
Insonoro (reseña completa, aquí).

«Excelente novela, altamente recomendable.»
Eva San Emeterio, Mil y un libros para disfrutar (reseña completa, aquí).

«"La inmensa minoría" de Miguel Ángel Ortiz. Novela sobre la Barcelona marginal, lumpen auténtico; un mundo que no se conoce desde afuera y que resulta lejano.»
Cecilia Casado, Diario Vasco (reseña completa, aquí).

«Tiene un punto el libro de Miguel Ángel Ortiz que me ha hecho mezclar conscientemente su lectura con la de otros dos pares de novelas. El primer par corresponde a Pasolini: Chavales del arroyo y Una vida violenta. Los libros de Pasolini y no la cercana fecha del aniversario de su asesinato en Ostia. Mezclarlas para comprobar un cierto parecido entre el mundo de los alrededores de dos grandes ciudades, entre el mundo del subproletariado romano y el barcelonés y su gusto por describirlo tan sin complejos como Pasolini. Juegos de cartas en lugar de juegos de móviles, medios litros de vino en lugar de esos culos de cervezas que alguien no apuró, putas romanas por putas rumanas, cines por televisiones, derribos de chabolas en la misma línea que los desahucios ejecutados por bancos, bomberos y policías, chicos nacidos en los treinta y cuarenta en lugar de chicos y chicas nacidas en los noventa. ¿Todo sigue igual?».
Manuel Abaca, Por las montañas de Holanda blog (reseña completa, aquí).

«Merecido ganador del Premio Mandarache 2017, este libro muestra una realidad desgarradora. Me he sentido muy identificado porque yo tenía más o menos esa edad cuando fue el Mundial de Sudáfrica y me ha hecho revivir los mismos momentos con respecto al fútbol y los problemas de esa época. Porque narra las cosas como son, ni más ni menos.»
Pedro G. Marín, Blog literario.

PARA COMPRAR EL LIBRO, PINCHA AQUÍ. 


De Poesía y patadas se dijo:

Ana Castellanos, reportaje en El diario de Burgos:

En la Biblioteca de Líbero de Tablero deportivo:

https://www.rtve.es/alacarta/audios/tablero-deportivo/tablero-deportivo-biblioteca-libero-poesia-patadas/5009759/

Entrevista en Boylen Sound por Marcel Beltrán:

https://cuonda.com/boleyn-sound/3×05-la-soledad-del-maestro

«Una enciclopedia de libros de fútbol: comenta casi cien libros de fútbol a lo largo de la historia.» Diego Barcala, director de la Revista Libero 

En el periódico Crónica de las Merindades, número de marzo de 2019: 


«Todo lo que hay que saber sobre esa calle estrecha en la que se cruzan fútbol y literatura: Unamuno, Montalbán, Hornby, Delibes, Loriga, Fontanarrosa... una estampida de citas, referencias y anécdotas que será bueno tener a mano a partir de ahora.» Marcel Beltrán para la revista Panenka

«Cada temporada nos deja una lista de autores que tocan el verbo con talento de 10, y la biblioteca va creciendo. Un buen ejemplo es el reciente 'Poesía y patadas', de Miguel Ángel Ortiz (editorial Córner), que en realidad es un libro de libros. Ortiz ha reseguido a fondo la relación entre fútbol y literatura en los últimos cien años, y más allá». 

Jordi Puntí, El Periódico

«Igual que en el mundo del fútbol hay "partidos del siglo", en el terreno de juego del fútbol y literatura hay "libros del siglo". Poesía y patadas de Miguel Ángel Ortiz Olivera y Córner Editorial es uno de ellos. En cinco palabras: IM-PRES-CIN-DI-BLE.» Alfonso Morillas, en el blog Futbol Club Lectura

«Obra excelsa, d'un autor que domina com pocs aquest món del futbol, documentada i brillant.», Carles Toribio, revista Parietes  

«Con el pretexto del centenario de la publicación del cuento de Horacio Quiroga 'Juan Polti, half-back', considerado el primer relato de temática futbolera, Miguel Ángel Ortiz recorre un siglo de encuentros entre la literatura y el balompié, y lo hace de la mano de un 'dream team' seleccionado con fino criterio en el que destacan, entre otros, los nombres de Albert Camus, Vladimir Nabokov, Pier Paolo Pasolini, Miguel Delibes, Manuel Vázquez Montalbán y Nick Hornby.», El Periódico, Selección para Sant Jordi 2019

«En este sentido, destaca muy especialmente el repaso que el autor hace al papel de la mujer en el mundo del fútbol y la discriminación padecida a lo largo de estos cien años. De hecho, casi podríamos decir que es más que un libro, puesto que de su contenido podríamos extraer una pequeña historia de la evolución y consideración del fútbol femenino durante el siglo XX. Vivimos tiempos en los que las rancias barreras y prejuicios que durante años se han intentado mantener en pie parecen comenzar a caer. Y ahora que comienza un más que atractivo Mundial de fútbol femenino es un momento idóneo para zambullirse en la lectura de "Poesía y patadas" para comprender, entre otras cosas, qué difícil ha sido para la mujer llegar hasta aquí.», Alfonso Morillas en el blog Fútbol Club de Lectura (reseña completa, aquí)

«Es uno de esos libros que llaman la atención en las estanterías de cualquier librería, lugares que frecuenta y donde trabaja Miguel Ángel Ortiz. Las tres palabras del título sugieren algo diferente a lo habitual. Porque hay mucho que escribir sobre el fútbol, pero pocos escritores son capaces de encontrar un hueco como el que ha hallado el autor de Poesía y patadas (Ed. Córner), un relato original "para conmemorar los cien años de relación entre dos pasiones muy distintas, pero cada día más inseparables", el balompié y la literatura.», Blog Palabras de Fútbol (reseña completa, aquí)

«Miguel Ángel Ortiz ha recopilado, a lo largo de su vida, toda la literatura a nivel nacional e internacional que ha podido encontrar, ambientada o basada en el fútbol. Y sus palabras, que ahora transcribo, me han hecho recordar que yo viví la misma experiencia que su hermana cuando saltaba al campo a jugar.», El blog del terror (reseña completa, aquí)

«Acercarse a Poesía y patadas es un un viaje a la nostalgia de aquellos que vertieron tinta en nombre del futbol. Es rememorar la visión de Galeano sobre lo influyente que es la redonda para la sociedad. No cabe duda que Ortiz tiene razón cuando nos advierte que Poesía y Patadas es un libro de consulta al que los enfermos de la literatura y el futbol puedan acudir. Altamente recomendable, sin duda no debe faltar en tú biblioteca.», Apuntes de rabona (leer reseña completa, aquí)

PARA COMPRAR EL LIBRO, PINCHA AQUÍ